Noé fue recto e intachable; cuando vino la destrucción, él renovó a la humanidad. Eclesiástico 44. 17-18. Acrílico Lienzo 114 x 183 cm. 2007 (5)