Pues donde esté la riqueza...